Atlántico pierde $2.6 billones por cada mes de aislamiento

Los sectores que han sido mas afectados son la construcción, servicios administrativos, profesionales y técnicos, y el comercio.


Siempre que se habla del impacto económico que ha generado la cuarentena se ha hecho desde un análisis al panorama nacional. Desde Fedesarrollo, por ejemplo, se asegura que por cada mes de cuarentena las perdidas en el país estarían por el orden de los 48.3 hasta los 64.5 billones, comprometiendo parte del Producto Interno Bruto (PIB).


Por otra parte, la medida de aislamiento preventivo obligatorio ha causado fuertes efectos en la economía del departamento del Atlántico en donde según un estudio realizado con el apoyo de la Cámara Comercio de Barranquilla, desde Fundesarrollo en alianza con el Centro de Estudios Económicos Regionales de Cartagena (CEER), se evidenció que "las pérdidas económicas se cuantifican entre $196 mil millones y $2,6 billones, por cada mes de cuarentena", indicó la Directora de Fundesarrollo, Kelina Puche.


Para llegar a la anterior cifra se hizo necesario, dividir en tres escenarios los diferentes sectores económicos del departamento y analizar el grado de restricción bajo el cual se encuentra operando cada actividad productiva teniendo en cuenta lo definido en el decreto que da pie al aislamiento preventivo obligatorio para actividades no esenciales. Además se diferenció entre la población ocupada de acuerdo a su edad, informalidad y participación sectorial.


En los resultados se muestra que en el primer escenario que excluye del mercado laboral a los mayores de 70 años, se cuantifican pérdidas por el orden de los $196 mil millones, que es aproximadamente 0,5% del PIB del departamento e involucra la exclusión de 23.586 ocupados.


El segundo que adiciona a tal exclusión al 30% de los ocupados se cuantifican pérdidas por $1,8 billones, lo que representa el 4,2% del PIB departamental y un tercer escenario que adiciona hasta el 60% de los ocupados indica que la pérdida alcanzaría los $2,6 billones, un 6,1% del PIB departamental, lo que significa un panorama bastante pesimista.


Teniendo en cuenta estos indicadores, se obtuvo como conclusiones que los sectores que más se han visto afectados son la construcción con una caída del 10,8%, servicios administrativos, profesionales y técnicos con una pérdida de la participación del 13,1%, y el comercio, los cuales se representan hasta el 31% de la pérdida mensual.


La Directora Kelina Puche, hizo un llamado a no concentrarse solo en las pérdidas sino en que se logre avanzar rápidamente en repotencializar sectores que no hayan evidenciado tanta afectación en sus actividades, para así jugar un papel contracíclico dentro de la economía.