Así será la experiencia en el 'Gran Bazar' del centro de Barranquilla

Serán 1.100 vendedores estacionarios beneficiados con la apertura de este espacio, quienes en su gran mayoría venden frutas y verduras, así como productos cárnicos y abarrotes.

Con el objetivo de mejorar las condiciones de trabajo para 1.100 vendedores del centro de Barranquilla, a finales de este 2022 el 'Gran Bazar' abrirá sus puertas para convertirse en eje comercial y turístico de la ciudad, donde los comerciantes tendrán la oportunidad de tener nuevos puestos para ofrecer sus productos.


La experiencia de caminar por el Gran Bazar será la de un lugar abierto, en el que se puede ir llegando a los puestos de los vendedores sin que el comprador sienta que está ingresando a un edificio, sino a una plazoleta. Según el Distrito, ese concepto es una referencia a otros mercados, como el Gran Bazar de Estambul o el mercado de Oaxaca.

El modelo incluye cocinas tipo restaurantes que estarán al aire libre, donde el comprador no solo puede llegar a comprar frutas y verduras, sino quedarse a comer en el lugar, con acceso a baños y vista a una gran plaza central dentro del mercado, que articula todos los espacios de los vendedores.


"Se trató de diseñar un icono arquitectónico que sea un imán para que la gente lo vaya a visitar, por eso se vuelve una infraestructura turística. No solo se van a beneficiar de un mercado en el Centro, sino también de turistas que van a llegar allá. Tendrá diseños de techos altos, ventilación, espacios abiertos, zonas de comidas", explicó el gerente de Ciudad, Carlos Acosta.

Por su parte, el gerente de Puerta de Oro, Ricardo Vives, empresa que estructuró el proyecto, señala que lo fundamental es que los vendedores no queden encerrados en cuatro paredes y puedan compartir una experiencia diferente con los clientes.


"Aquí estarán en contacto con la gente, porque hay libre tráfico de personas, se buscaba conservar los puntos positivos de eso, por eso arquitectónicamente el proyecto es una serie de galerías abiertas con coberturas, unas semibóvedas que protegen del sol, de la lluvia, pero que no cortan la noción de estar en el espacio público, de estar en una plaza donde puede llegar cualquiera", afirma.

Con el dearrollo de este proyecto se busca impulsar la iniciativa de que los mercados sean lugares atractivos en donde los compradores quieran entrar, y además de realizar las compras que necesiten puedan compartir junto a sus familias en estos espacios que tendrán una amplia oferta de productos y servicios.