[Video] Así es la lucha de una lideresa, cinco años después del feminicidio de su hija

Actualizado: 9 de ene de 2019

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, REGIÓN CARIBE ORG entrevistó a Rosiris Martínez para conocer lo que ha sido su vida, desde el feminicidio de su hija menor en el 2013.

Foto de Yuleidis Murcia Martínez el día de su boda. Al fondo su mamá, mientras revisa fotografías de su hija, en el celular. REGIÓN CARIBE ORG | ALEJANDRO MATÍAS



Las navidades para Rosiris Martínez no son las mismas, desde el fatídico 29 de septiembre del 2013. En la sala del lugar donde reside, apenas se aprecian algunas fotos de su hija menor, que ha empezado nuevamente a poner en retratos, por recomendación médica. A pesar de esto, tener las fotos visibles o no, no le impide recordar como una película, el episodio que acabó con la vida de Yuleidis Martínez Murcia de 26 años, víctima de feminicidio.  


Diciembre es el mes en el que asegura Rosiris Martínez, más le duele la ausencia inesperada de Yuleidis, quien le dejó dos niñas que hoy en día tienen 11 y 10 años. Aunque fueron las dos menores quienes dieron aviso a sus familiares de los gritos de su mamá la noche de los hechos, fue la mayor quien se encontró de frente con la cruel escena que las ha aterrorizado durante estos años: su papá había acabado con la vida de su mamá, y además se había intentado suicidar, con un arma blanca.


Martínez recuerda que en medio de la agonía trasladaron a su hija desde el barrio La Luz, donde se presentó la situación, hasta un centro de salud pero ya estaba sin signos vitales. Desde ese momento empezó un drama familiar que explica, no los abandonará nunca. 


Su tragedia no terminó ahí, su hijo mayor murió nueve meses después, al no poder soportar la muerte de su hermana a quien siempre creyó que podía proteger. Se fue enfermando poco a poco hasta permanecer un mes en la Unidad de Cuidados Intensivos de un centro asistencial, donde murió. 

Ante el panorama, Rosiris, quien se había desempeñado como gestora social desde hacia 12 años, se prometió así misma, en nombre de Yuleidis, empezar a luchar por defender los derechos de las mujeres y las familias que así como ella, son víctimas colaterales de violencia.

VIDEO: Alejandro Matías | Entrevista: Kiara Severiche


En efecto ha cumplido su promesa y no se detiene en su lucha. Su día a día ahora que es edil de la localidad Suroriente en Barranquilla, se divide entre las sesiones en la Alcaldía local, sus diligencias, visitas en los barrios, jornadas de capacitaciones y atención a mujeres; sin mencionar que también le dedica tiempo a sus nietas, de quienes está a cargo y tiene la potestad. Confiesa que su trabajo, luego de lo ocurrido, lo hace de una manera mucha más apasionada y consciente, por el drama y la negligencia que se vive luego de un feminicidio o un hecho de violencia en contra de una mujer. 


Las leyes son muy flexibles y las políticas todavía tienen mucho camino por recorrer. Así lo afirma Rosiris, convencida no solamente por lo que ha enfrentado, sino porque entre sus jornadas, también brinda espacio para acompañar a quienes han sido víctimas, para que puedan sacar adelante el dispendioso proceso que implica denunciar un caso de violencia y todo lo que de ahí se desprende.


Esta líder y vocera defensora de Derechos Humanos reconoce que se han tomado cartas en el asunto, como en el caso de la Ley 1761 Rosa Elvira Cely del 2015 o también conocida como la Ley de feminicidio, que busca condenar hasta con 40 años, este tipo de actos que atentan contra el género por el hecho de ser mujer; sin embargo lamenta que muchas veces todo queda en el papel y los procesos terminan revictimizando a las personas.


Para ella, falta mucho trabajo en atención especializada y por eso, viene trabajando en un proyecto que permita disponer de Casas de Refugio para los niños que terminan también siendo víctimas de estos casos, ya que según Rosiris, muchas veces las personas que atraviesan por esto, no cuentan ni siquiera con una vivienda fija o autonomía económica.


Su lucha hoy la lleva a temer por su vida



Para Rosiris la negligencia llega hasta el punto, que victimarios como el de su hija, -en el que luego de una larga lucha que duró un año, lograron una condenada de 16 años y 9 meses- obtienen beneficios para salir de prisión hasta 72 horas, tal como se enteró hace algunas semanas, luego de realizar las respectivas averiguaciones.


De acuerdo con la información suministrada, el agresor de su hija y responsable de su muerte, ya tuvo su primer permiso para salir durante 3 días, y éste lo tiene permitido cada dos meses.


Martínez no se explica cómo una persona que cometió tal crímen, hoy goce de esos beneficios, que para ella ponen en riesgo su vida, la de su familia y especialmente la de sus nietas, ya que de acuerdo a sus versiones, durante la imputación de cargos, el agresor justificó su accionar, al enterarse que Yuleidis Murcia iniciaría un proceso con un juez, para determinar horarios específicos en los que éste podría visitar a las niñas.


Esto, sin mencionar que durante las primeras semanas de noviembre, recibió una llamada en la que le indicaban "que a ella le pasaría lo mismo que a su hija". Con este hecho, que ya es de conocimiento de la Fiscalía por la denuncia interpuesta por Rosiris, su drama ha aumentado, ya que luego de lo que ocurrió a su hija, su familia recibió múltiples amenazas e incluso, Martínez fue víctima de un atentado poco después de haber sido elegida como edil.


A partir de ese suceso, tuvo que abandonar su casa, deambular con sus nietas y hoy en día no cuenta con un hogar fijo. Mientras espera respuesta a su más reciente denuncia, Rosiris ha tenido que restringir sus salidas, ya no puede hacer las mismas actividades y teme estar en riesgo. 


Fotografías de Yuleidis Murcia el día de su boda, con su papá. REGIÓN CARIBE ORG | ALEJANDRO MATÍAS


Luego todo lo que ha vivido y a raíz de la última información que conoció del agresor de su hija, le pide a los jueces que se pongan la mano en el corazón y sean un poco más conscientes del entorno de estas personas, a la hora de otorgar este tipo de permisos. Entre tanto, aprovecha más el tiempo con sus nietas y atienda desde su vivienda, a las mujeres que viene haciéndoles acompañamiento. A todas en general, las invita a denunciar cualquier tipo de maltrato, para evitar que terminen viviendo una tragedia como la que hoy la impulsa a seguir defendiendo a las mujeres.