Aprender del océano para quererlo y protegerlo

Gabriela Casuso Hernández

Líder de Proyecto Acuática

Miguel Gomila - National Geographic

La gente no piensa regularmente en el océano como deberían. Eso puede ser por varias razones: puede ser porque están bien concentrados en su trabajo. En el caso de los niños, niñas y jóvenes en las escuelas puede ser porque no les interesa o tal vez porque saben poco del tema.


Lo que he aprendido de los especialistas y las personas que he entrevistado para Proyecto Acuática: el IGTV Live Guardianes en vivo y los programas de Misión Kraken en el Canal de Youtube, es que hay que proteger el océano. De hecho, no sólo al océano, hay que proteger también a las especies. Cada especie de la tierra, sean las aves, los peces, los perros, los tigres o los tiburones. Hay que proteger a cada ser existente en este planeta.


Todos nosotros debemos hacer algo para poder contribuir con la salud de los océanos, no necesariamente tiene que ser a haciendo un Proyecto Acuática. A la niña planeta de la región de Los Lagos en Chile, Noemí Manríquez, le escuché una frase que me gustó “con pequeñas cosas que sumen se pueden lograr grandes cosas”. Es cierto, si las pequeñas cosas suman pueden causar graves consecuencias como hasta ahora, por eso hay que sumar cosas positivas. Por ejemplo, puede ser reciclando en casa y que sea parte de nuestros hábitos diarios, puede ser también informamos un poquito más de lo que pasa con el océano y el medio ambiente, puede ser viendo documentales o alguna noticia que nos llame la atención. No tienen que ser científicos o activistas del medio ambiente, basta con que sean: estudiantes, profesores, madres o padres de familia.


Cada vez que tengan una bolsa plástica en la mano y la arrojes a la playa, recuerda que las tortugas marinas tienen como plato favorito para alimentarse a las medusas. En el agua, una bolsa plástica se mueve como una medusa y ellas se confunden. Se dan cuenta por qué el océano hace parte de cada día de nuestra vida. El 16 de junio celebramos el día mundial de las tortugas marinas y es una oportunidad para aprender de ellas.


Foto: Istock

Por ejemplo, también es muy importante saber que es importante que existan áreas protegidas en el en los océanos, porque son lugares donde se podrá conservar especies en vía de extinción o especies endémicas, o para cuidar la ruta de migración, alimentación o reproducción de ellas .Es también una vía posible para que los océanos recobren su salud. Si todos nosotros nos unimos informándonos, actuando desde casas, si todos nosotros pensamos en que la salud del océano es muy importante para nuestra propia vida y lo hacemos parte de nuestro trabajo o de lo que aprendemos todos los días, tal vez podamos recuperarlo y lograr nuestra mejor creación.


Tortugas Marinas


Existen 7 especies de tortugas marinas: la tortuga plana, la tortuga verde, la tortuga carey , la tortuga boba, la tortuga laúd , la tortuga olivácea y la tortuga bastarda. Estas son algunas de sus carácterísticas más importantes


  1. Las tortugas marinas pueden encontrarse en todo el mundo.

  2. Los machos nunca abandonan el océano, mientras que las hembras si llegan a las playas de arena para poner sus huevos y anidar.

  3. Dependiendo de la especie, a las tortugas marinas les gusta comer medusas, algas, calamares, percebes, esponjas y anémonas de mar.

  4. Hay unas que son veganas (jajaja!) no mentiras son herbívoras! Las tortugas verdes se alimentan de pastos marinos y algas.

  5. Los machos y las hembras migran largas distancias entre las zonas de alimentación y las playas de anidación.

  6. En cada anidación ponen de 65 a 180 huevos y según la temperatura del nido se producen las crías hembras y machos. Si son cálidos son más hembras, si son fríos son más machos!

  7. Algunas de ellas tienen una memoria especial, vuelven a la misma playa en la que nacieron, para poner los huevos.

  8. Dependiendo de la especie, las tortugas marinas pueden llegar a pesar hasta 900 kilos y casi dos metros de longitud , como la tortuga laúd.