Alcalde de Puerto Colombia pide ayuda tras los deslizamientos

Por Alberto Ortega Manzanares


William Vargas, alcalde del municipio, solicitó ayuda a tres organismos públicos para atajar el grave problema que asola al pueblo. Redactó su petición el pasado 4 de noviembre tras los deslizamientos a la altura del lago del Cisne que afectaron al cableado eléctrico y detuvieron el flujo de electricidad. También cortaron la carretera que conecta el municipio con la catedral del Atlántico. De momento siguen esperando la ayuda.


Más concretamente, el alcalde solicitó el apoyo técnico y financiero de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y el Desastre, la Subsecretaría de prevención y atención de desastres y la Corporación autónoma regional del Atlántico. Las fuertes lluvias presentadas el pasado fin de semana supusieron la detección de tres zonas de especial riesgo de deslizamiento. La primera es el Cerro Cupino en el sector de Altos del Girasol. Otra es la vía que comunica Bajo Hostión en los límites entre Tubará y Puerto Colombia.


Deslizamiento a la altura de Cerro Cupino/Fuente: Alcaldía de Puerto Colombia


Carreteras colápsalas


Existen más de 500 familias que pueden verse afectadas al vivir en la falda de los cerros, lo cual requiere de soluciones. Además, los deslizamientos a lo largo de 100 metros la antigua vía que conecta Puerto Colombia con el corredor universitario han supuesto el cierre de esta carretera. “Esta destrucción es producto del desplazamiento de un talud por efecto de escorrendillas superficiales, presión hidrostática y presión de suelo. Por eso hemos decidido cerrar la vía definitivamente mientras hacemos toda la evaluación y estudios en este lugar”, manifestó el alcalde.


También solicitó el alcalde eximir del peaje a los vehículos procedentes de Sabanilla, Salgar y Montecarmelo a los vehículos que transitan por la vía alternativa a la cerrada. También incluyó a los estudiantes que acuden al corredor universitario. Así pues, queda pendiente la evaluación de los tres organismos mencionados antes de comenzar las obras de mantenimiento del lugar para prevenir desastres de este tipo. Estas pueden pasar por la preservación de la flora y la siembra de árboles en lugares degradados para asegurar que las raíces fijan la tierra. Otra puede consistir en la instalación de redes metálicas para detener la caída de las rocas sobre la carretera.



Vía alterna que conecta con el corredor universitario/Fuente: Alcaldía de Puerto Colombia


Son tan solo algunas de las posibles soluciones que podrían encontrar los mecanismos públicos. Además, el cambio climático añade más leña al fuego al aumentar la frecuencia con la que ocurren lluvias torrenciales durante la ola invernal. Así pues, resultan fundamentales las políticas de adaptación.