• Ángela Pertuz López

411 familias afectadas deja el desbordamiento del río Guachaca, en Santa Marta

El inicio de la temporada invernal en Santa Marta ya deja a 411 núcleos familiares damnificados con el desbordamiento del rio Guachaca; así lo comunicó la administración, luego de identificar 400 viviendas afectadas, de las cuales, sólo ocho reportaron efectos severos por el ingreso de agua y lodo a los inmuebles.

Fotografía: Alcaldía de Santa Marta

“La emergencia alcanzó el nivel tres, en un máximo de cinco, de acuerdo con la escala planteada en la Estrategia Municipal de Respuesta (EMRE) y fue atendida de manera integral” informó Jorge Lizarazo, jefe de la Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático (Ogricc), en Santa Marta.

Según comunicó la administración, fueron suministrados inicialmente 20 mil litros de agua potable casa a casa y se adelantarán acciones de mitigación del riesgo con la recolección de lodo, desechos y restos vegetales de las calles, para recuperar la total y normal movilidad en el corregimiento, en aquellas zonas en las que, por efecto de la corriente, las vías resultaron sedimentadas.


Fotografía: Alcaldía de Santa Marta

Con la información recopilada a partir del censo y el análisis de la situación, la entidad procede a elevar la solicitud a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), para posterior a su aprobación, integrar los datos de las familias censadas en el Registro Único de Damnificados y brindar la asistencia humanitaria necesaria a la población.


“Entre tanto, la Defensa Civil ha dispuesto un equipo en su Seccional Magdalena, para brindar apoyo a la Ogricc, con las labores de monitoreo a los caudales de los ríos sobre los que se registra amenaza de creciente súbita en el marco de la primera temporada de lluvias del presente año”.

Hasta el momento, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) lanzó alerta roja en Santa Marta, ante el incremento súbitos en los ríos Piedras, Manzanares, Guachaca, Mendihuaca, Buritaca, Don Diego y Ancho, así como en sus aportantes/fluentes; además de la emisión de la alerta amarilla por amenaza de deslizamientos de tierra en zonas de ladera y alta pendiente.