3 de marzo, Día de la Naturaleza

Hoy se conmemora el día de la naturaleza, una fecha para reflexionar acerca del comportamiento del hombre respecto a su entorno medio ambiental.

Plástico presente en el océano // Fotografía: Rich Carey / WWF


Se ha preguntado por qué al medio día siente mucho calor, pero en la noche no puede soportar el frío, o por qué cuando debería llover solo hay sol mientras el mar está precipitado.

Cada cambio en el clima es la respuesta al descuido ambiental que ha tenido el ser humano al propiciar la tala de árboles, lo incendios forestales y el consumo desmedido de elementos contaminantes entre los que figura el plástico.


El plástico afecta a la tierra, el agua y el aire, su largo tiempo de degradación provoca múltiples daños en los ecosistemas, y es tanta su presencia en el planeta que su reciclaje ya no es suficiente para mitigar su impacto.


Puesto que este es considerado elemento omnipresente al estar, no solo en los vasos desechables o en los envases, sino también en la resina de la madera de los muebles y en los palillos que utilizamos en los oídos; gobernando así cada rincón del planeta.


Según el reporte del Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF, hay registros de microplásticos en las criaturas que habitan la zona hadal, una región a más de 7.000 metros de profundidad, con un ambiente frío, presión hidrostática extremadamente elevada y ausencia total de luz; en el hielo del océano Ártico –con 12,000 piezas pequeñas de plástico por litro de este hielo marino-; en la montaña más alta de nuestro Planeta, el Monte Everest; y en la lluvia de los Pirineos, en el sur de Francia.


Una catástrofe ambiental que podría terminar en el 2050 con más plástico que peces en el océano, si no se hace algo, por ello se recomienda disminuir su uso; no pidiendo bolsas en los almacenes y llevar una reutilizable, no comparar vasos y latos de un solo uso, y reutilizar los embaces de plásticos que estén en casa.